Seguridad inform√°tica contra todo malware

Seguridad informática contra virus, phishing y spyware, protección del email, datos personales y navegación segura en internet.

El origen del spam I







Comp√°rtelo con tus amistades  

En la primavera 1978, un enérgico hombre de marketing llamado Gary Thuerk quiso hacer saber a la gente del mundo de la tecnologí­a que su empresa, Digital Equipment, estaba a punto de introducir un nuevo sistema para computadoras.

Digital Equipment manejaba un viejo molino de lana por entonces en Maynard, Massachusetts (Estados Unidos), y era conocido en la Costa Este, pero Thuerk esperaba alcanzar la comunidad tecnológica en California.

Decidi√≥ que el mejor modo de hacerlo era a trav√©s de la red de ordenadores del gobierno y universidades entonces conocida como el Arpanet. S√≥lo unos miles de personas lo usaban con regularidad, pero sus nombres estaban perfectamente ordenados en un unico directorio. Despu√©s de seleccionar seiscientas direcciones de la Costa Oeste, Thuerk se autoconvenci√≥ de que √©l nunca tendr√≠a el tiempo para llamar cada uno de ellos, o a√ļn enviar cientos de mensajes individuales. Entonces otra idea le surgi√≥: ¬Ņy por qu√© no simplemente usar la red para enviar un correo electr√≥nico a todos ellos? ” Le invitamos a ver el futuro del a√Īo 2020 ahora! es el DECSYSTEM-20, ” era el mensaje.

Siguiendo lineas historicas esto fue un peque√Īo paso en la historia para un hombre, el impacto de Gary Thuerk no puede ser discutido. Cuando √©l presion√≥ el bot√≥n enviar, se convirti√≥ en el padre del spam.

La reacci√≥n fue inmediata y completamente hostil. ” Esto era una violaci√≥n flagrante del Arpanet, ” escribi√≥ un usuario de la red. Otro anot√≥ que ” la publicidad de productos particulares ” deber√≠¬≠a ser desalentada en la red.” El administrador del sistema prometi√≥ responder inmediatamente, y Thuerk fue severamente reprendido.

Sin embargo, su empresa vendi√≥ m√°s de veinte de los sistemas inform√°ticos. Thuerk no vio ning√ļn da√Īo en sus acciones; √©l y otros vieron la red como un s√≠mbolo emergente de libertad intelectual y oportunidades comerciales.

Incluso si el correo electr√≥nico no solicitado se hizo un fastidio, un peligro mayor fue planteado al tratar de superar los l√≠¬≠mites de este nuevo instrumento. ” La cantidad de da√Īo hecho por cualquiera de los sistemas ‘injustos’ usados en la red es claramente muy peque√Īa, ” escribi√≥ el pionero guru del Internet Richard Stallman unos d√≠as despu√©s del correo electr√≥nico de Digital Equipment.

Se opuso a cualquier acción que pudiese interferir con el modelo de red libre, abierta y universal que define internet. Y lo sigue haciendo.

En su mensaje sobre el bombardeo publicitario de Digital Equipment, Stallman advirti√≥, tres d√©cadas antes del nacimiento de las Craigs-lists y sitios de ofertas/demandas de empleo como Monster.com, que la red proporcionaria una oportunidad √ļnica de anunciar empleos y un mundo completamente nuevo para vender productos.

Y fue a√ļn m√°s lejos: ¬Ņ Estaria un sitio de citas en la red mal visto …? Espero que no. Pero incluso si lo est√°, no dejes que eso te impida notificarme v√≠a correo electr√≥nico que hay uno nuevo.

No tengo ni idea si alguien del Arpanet trat√≥ de ayudar a Stallman a encontrar una cita, pero miles de personas han tratado de ayudarme a mi. En las pocas semanas pasadas, he recibido varios correos electr√≥nicos de un sitio de citas ” Dating adult friend line “, y varias docenas de un sitio muy famoso llamado ” Adult Friend Finder “. Adem√°s, hab√≠¬≠a catorce mensajes de alguien llamado Damian Dominques, que me ofreci√≥, repetidamente, ayudarme a encontrar pareja.

También recibí­ invitaciones de chicas supuestamente llamadas Antonia, Brezo, Helena, Joyce, Olivia, Kelly, la Salida, Sophie, y Demandar, entre otras.

El bombardeo de spam que se abre paso con servicios de citas es una molestia menor comparada con la publicidad para productos dise√Īados para ayudar a que esas citas tengan “√©xito”. Recib√≠ trescientos mails mas o menos dedicados a ayudarme a poner a tono a mi “herramienta” con mensajes con productos farmaceuticos como viagra y cialis y alargadores de “aparatos”.

Hab√≠a tambi√©n varios cientos de solicitaciones y pr√©stamos sin inter√©s de coche, aprobaciones de hipoteca autom√°ticas, somn√≠feros, medicinas dudosas del coraz√≥n, art√≠culos de dieta, la cirug√≠a de circulaci√≥n g√°strica, lentes de contacto, sistemas de aire acondicionado, relojes, casinos en l√≠¬≠nea, ordenadores port√°tiles, televisores de alta definici√≥n, software de contrabando, y los empleos que prometieron dejarme el trabajo en casa: ” no haga practicamente nada, y gane millones de d√≥lares.” Spam variopinto en resumen.

En total, el mes pasado mis tres direcciones de correo electrónico principales recibieron 4,321 mensajes que fueron directamente en varias carpetas de filtrado de spam. Otros cien y tanto de ellos fueron a mi bandeja de entrada.

Como internet se desarrolla a toda velocidad y se establece como una parte cada vez m√°s esencial del estilo de vida actual, el volumen de bombardeo publicitario a traves de spam crece exponencialmente cada a√Īo, al igual que los m√©todos de envio se vuelven mas sofisticados.

Casi dos millones de correos electrónicos son enviados cada segundo, ciento setenta y un mil billones de mensajes por día.

La mayor parte de aquellos mensajes tienen algo para vender. Incluso la publicidad m√°s tonta y desagradable puede ganar dinero, el spam por absurdo que sea puede cumplir su objetivo con alguna persona incauta, sin experiencia en el uso de internet o que tenga poco sentido com√ļn. Si alguien quiere enviarle la propaganda por correo es un camino pasado de moda, por el Servicio Postal, √©l tiene que pagar por ello; mas env√≠os, mayor es el costo.

Con la propaganda por correo electr√≥nico, cuesta una miseria enviar un mill√≥n de mensajes – o a√ļn mil millones y los mecanismos de envio siempre valen m√°s que lo que paga el remitente. Asumiendo que alguien enviase cien millones de mensajes con spam de una cuenta con banda ancha con un costo de 20 d√≥lares al mes; con estas tarifas, un penique pagar√≠a cincuenta mil de estos correos basura. Aunque el envio de publicidad no deseada por correo electr√≥nico tiene gastos, hay que pagar software, transferencia de datos, nunca ser√° tan caro como enviar publicidad ordinaria, por eso los spammers abusan tanto de envios masivos, es barato y creen que no les van a localizar.

publicidad


Temas: , ,

Si consideras interesante la entrada, puedes considerar suscribirte de forma totalmente gratuita, por feed o por email, para recibir nuevos contenidos cuando sean publicados, te avisaremos de noticias, utilidades para proteger tu ordenador y consejos para la navegacion segura en internet.

Puedes compartir la entrada en algunas redes sociales:

Comp√°rtelo con tus amistades  

Publicaciones relacionadas:

Enviar un comentario

Gracias por aportar tu punto de vista al respecto. Puedes personalizar tu imagen de usuario mediante un perfil en Gravatar.com.

ÔĽŅ