Seguridad inform谩tica contra todo malware

Seguridad inform谩tica contra virus, phishing y spyware, protecci贸n del correo electr贸nico y navegaci贸n segura en internet.

El origen del spam II



El crecimiento del bombardeo publicitario a trav茅s del maldito correo conocido como spam ha sido exponencial, tanto en n煤meros totales de mensajes como en porcentaje de todo el correo. En 2001, el bombardeo publicitario fue considerado aproximadamente el cinco por ciento del tr谩fico total sobre la Internet; hacia 2004, aquella cifra se hab铆a elevado a m谩s del setenta por ciento.

Este a帽o, en algunas regiones, esto ha subido por encima de noventa por ciento (m谩s que cien billones de mensajes no solicitados que obstruyen los pasos arteriales de las redes de ordenadores mundiales cada d铆a). El flujo de bombardeo publicitario es a menudo estacional. Esto reduce la marcha en la primavera, y luego, en el mes que los especialistas de tecnolog铆a llaman “septiembre negro”: cuando cientos de los miles de estudiantes vuelven a las aulas, muchos armados con nuevos ordenadores y acceso a conexiones a Internet r谩pidas, llega la subida de niveles bruscamente.

Intentos de denuncia a las autoridades de personas que vigilan la Internet han encontrado s贸lo el 茅xito parcial. El 23 de mayo, el gobierno federal proces贸 a Robert Alan Soloway sobre treinta y cinco cuentas pendientes con la justicia, incluyendo el fraude de correo, el fraude de cable, el lavado de dinero, y el robo de identidad (茅l se ha declarado inocente). En su acusaci贸n, el gobierno afirma que Soloway hab铆a enviado decenas de millones de los correos electr贸nicos ilegales en los cuatro a帽os pasados, procurando obtener el negocio para su firma de marketing de Internet.

Agentes federales describieron a Soloway, como “un empresario” de veintisiete a帽os de Seattle, como el rey de bombardeo publicitario nacional, y dijeron que la detenci贸n tendr铆a un efecto principal sobre el flujo del correo electr贸nico no deseado. Sacar a Soloway a las calles es terrorifico, dijo el Sargento Mate, el tecn贸logo principal contra la inundaci贸n de mensajes de spam en MessageLabs, uno de los l铆deres en la industria creciente dedicada a la lucha en Internet contra la propaganda por correo. Pero conecte su ordenador ma帽ana y mire si usted nota una diferencia. Los tipos que hacen spam son sofisticados y ellos est谩n por todas partes. Cada vez que pensamos que los tenemos, ellos responden con algo nuevo.

El bombardeo publicitario pareci贸 desaparecer despu茅s del incidente de la compa帽ia introductora Digital Equipment en 1978. Durante la d茅cada de los ochenta la Internet dej贸 en gran parte de ser parte de acad茅micos, pocos ten铆an cualquier deseo de ver que su red se convirti贸 en una plataforma para ventas virtuales y servicios de citas. Pero, conducido por la subida de eBay, en los a帽os noventa, y otros usos comerciales, la Internet pronto se hizo m谩s poderosa de lo que la gente hab铆颅a creado. El World Wide Web fue concebido en un ambiente donde la confianza fue asumida y la identidad nunca dudada, y aquella franqueza ha estado entre su activo mayor y sus defectos m谩s grandes.

La Internet permite a individuos actuar sin la supervisi贸n, permiso, o control. Si usted tiene una direcci贸n de correo electr贸nico, usted puede escribir directamente a quien usted quiera; los protocolos y las reglas que han gobernado la comunicaci贸n escrita durante cientos de a帽os ya no se aplican y mucho menos en internet. Aquella libertad absoluta hace del ciberespacio un lugar ideal para agitar la democracia en China, vender alfombras del decimos茅ptimo siglo, o hacer un blog compartiendo m煤sica. La mezcla de estas nuevas libertades no cuadra con cualquier sentido de orden o disciplina, es casi imposible, sin embargo, esta libertad tambien es responsable de la explosi贸n de bombardeo publicitario a traves del spam.

Todo el correo electr贸nico incluye la informaci贸n simple sobre el asunto y quien lo envi贸. El correo es clasificado a lo largo del camino por los dispositivos electr贸nicos de encaminadores que conectan redes que no tienen ning煤n modo de verificar que usted es qui茅n dice ser. La mayor parte de soluciones para controlar el bombardeo publicitario cambiar铆an aquella pr谩ctica, colocando l铆mites significativos sobre el intercambio libre de informaci贸n. Incluso muchos de los que temen que la falta de seguridad destruya la Internet est谩n poco dispuestos a apoyar las medidas que aparecen para limitar las libertades que hacen posible tanto spam.

El presidente de la Fundaci贸n Electr贸nica Fronteriza, Brad Templeton, ha escrito con frecuencia sobre la historia del bombardeo publicitario. Como su grupo se expres贸 recientemente, “el bombardeo publicitario de una persona es otra novedad cr铆tica pol铆颅tica. ”

En aquellas circunstancias, la aparici贸n de bombardeo publicitario en su masa de forma moderna, an贸nima, y a menudo fraudulenta, era inevitable. El ataque al parecer comenz贸 el 12 de abril de 1994, cuando a dos abogados Laurence Canter y su esposa, Marta Siegel, bombardearon la Internet ofreciendo por correo electr贸nico sus servicios a inmigrantes que deseaban permanecer en los Estados Unidos. (“La Loter铆a de la Tarjeta Verde de 1994 Puede Ser la 煤ltima! LA FECHA LIMITE HA SIDO ANUNCIADA.”) Millones de mensajes salieron en unas horas. Los dos fueron denunciados, y su Agencia de servicio del Internet inmediatamente revoc贸 sus cuentas.

Las sanciones no les importaron. Laurence Canter y Siegel consiguieron lo que ellos buscaban: m谩s de mil clientes y volvieron pronto para ponerse en l铆颅nea, planificando su siguiente bombardeo con spam. Los dos m谩s tarde se defendieron diciendo que ellos hicieron cien mil d贸lares con su campa帽ia por correo electr贸nico una demostraci贸n convincente de la econom铆颅a peculiar de la Internet. La pareja logr贸 notoriedad y continu贸 a escribir un libro, “How to make a fortune on the information Superhighway.” No tom贸 mucho tiempo para que miles de otros spammers intentasen lo mismo.

El Spam original (una contracci贸n de “Spiced Ham” jam贸n sazonado en espa帽ol) fue hecho por la Corporaci贸n Hormel, que envi贸 bastantes latas de ello por ultramar durante la Segunda guerra mundial para enviar viveres a tropas americanas. En 1970 en la famosa parodia de Monty Python, un comensal intenta repetidamente y en vano pedir un plato, cualquier plato de comida, sin spam. Un grupo de Vikingos con cascos astados, aparecen y cantan la palabra docenas de veces “Spam, Spam, Spam, Spam, Spam!” eliminando cualquier posibilidad de pensamiento racional. La palabra rapidamente fue adoptada por programadores como un verbo que quiere decir inundar una sala de chat o un tabl贸n de anuncios con tantos datos que logran provocar un crash o caida del servidor tambien llamado flooding.

Las definiciones var铆an, existiendo la l铆nea entre el bombardeo publicitario spam y anuncios molestos pero legales. Como la pornograf铆a que ha sacado ganancia enormemente con la facilidad y la intimidad de la propaganda por correo electr贸nico. Pocas empresas podr铆颅an funcionar sin parar el bombardeo publicitario que invade las bandejas de entrada de sus empleados. Los gastos no son siempre f谩ciles de evaluar, pero varios estudios han encontrado que en los Estados Unidos m谩s de diez mil millones de d贸lares son gastados cada a帽o tratando de contener el spam. La tarifa de 茅xito de tales esfuerzos contra la inundaci贸n de mensajes por lo general excede el noventa y cinco por ciento, pero el bombardeo publicitario se comporta sobre la Internet del modo igual que los virus hacen cuando ellos infectan a la gente: podr铆颅a tomar a un mill贸n de ellos para atacar un sistema inmunol贸gico antes de que uno lo atraviese, pero con uno bastaria.

Aplicando esto al spam, se envian billones de mensajes de spam y con que s贸lo un 5% de ellos logre su cometido significara el 茅xito para los spammers.

publicidad




Temas: , ,

Si te parecio interesante la entrada, puedes considerar suscribirte de forma totalmente gratuita, por feed o por email, para recibir nuevos contenidos cuando sean publicados, te avisaremos de noticias, utilidades para proteger tu ordenador y consejos para la navegacion segura en internet.

Puedes compartir la entrada en algunas redes sociales:



Publicaciones relacionadas:


Dar una opini贸n

Gracias por aportar tu punto de vista al respecto.